Domingo

Del latín “dominicus [dies]“- “[día] del Señor” acentuado en la primera “i” por lo que con el tiempo la segunda desapareció para convertirse en “domincus” que terminó en nuestra palabra actual “domingo”. “Dominicus” es el adjetivo dela palabra latina “dominus-”señor”, originariamente el jefe de una familia, que proviene de “domus”-”casa”. La raíz indoeuropea es *domo- / *domu, como se puede ver también en otras lenguas como en griego δόμος “dómos”-”casa” o δέμω “démo”-”construir”, o bien en sánscrito “damah” y ruso “dom”-”casa”. En inglés está emparentado con “timber” que originariamente significaba “edificio” pero luego se transladó a referirse al material de construcción “madera”. En alemán por otro lado quedó en la palabra “Zimmer”-”habitación” derivada del germano *temra- emparentado con el indoeuropeo *dem- “construir”.

Domingo en otras lenguas romances: it. “domenica”, fr. “dimanche”, ct. “diumenge”

Palabras castellanas emparentadas: “doméstico”, “dominar”, “domicilio”, “don”

escribir

Del latín “scribere” (acentuado en la “i”) de raíz indoeuropea *skreibh-, emparentado con el griego “σκᾰρῑφάομαι” (“skarifáomai”-”rayar un contorno”). “Scribere” originariamente habría significado “grabar” en piedra u otro material, donde aparecerían los primeros escritos de carácter religioso o funerario. Más tarde con la llegada de otros instrumentos como arcilla o papiro pasaría a tener este verbo un uso más general. La importancia de la cultura latina en occidente dio a que en muchas lenguas venga adoptada la palabra “escribir” más allá de las lenguas romances. Unos ejemplos son el alemán “schreiben” o el irlandés “scriobhaim”. El inglés sería una excepción donde “write” vendría de “writanan”-”romper, rayar” que estaría emparentado con “reißen”(“romper, rasgar”) en alemán moderno. Sin embargo la idea que está detrás es la misma.

Leer

Del latín “legere” (acentuando la primera “e”) y de base indoeuropea *leg- que significa “juntar, recolectar”. Emparentado con el griego λέγειν (“légein” – “hablar, decir, relatar”, en griego arcaico de Homero “seleccionar, recolectar, enumerar”) y con la palabra λόγος (“lógos”) con significado de “discurso” pero que luego se extendió para decir “pensamiento”, “argumento”, “relación”, “ciencia” (como en las palabras que terminan en “-logia”).
La gente antigua consideraba el “leer” como el “seleccionar palabras” en textos o inscripciones para entender lo que dicen, que hizo que se impusiera la palabra “legere” ( emparentada con “lignum”-”aquello que se recolecta para hacer fuego” que deriva en nuestra palabra “leña”). Lo mismo ocurre por ejemplo en el alemán con la palabra “lesen” que significaba originariamente “seleccionar, juntar” pero que luego copiandose semánticamente al latín la usaron para decir “leer”. En inglés en cambio usan una palabra (“read”) que no está emparentada con la alemana “lesen” sino que con otra llamada “raten” que significa “aconsejar” pero también “adivinar”. Los anglosajones la usarían siguiendo su costumbre de “adivinar” o “interpretar” las runas, aunque luego usaran el alfabeto latino.

Otras palabras emparentadas con “leer”: “elegir”, “religión”, “lección”, “inteligencia”

Noche

Del latin “nox” gen. “noctis” (it. “notte”, fr. “nuit”, ct. “nit”) y de raiz indoeuropea *nok(w)t- y emparentado asi con las lenguas germanas, como en aleman moderno “Nacht” (antiguo “naht”) o ingles moderno “night” (anglosajon “neaht”), con el griego “nuks” gen. “nuktos” (griego moderno “nukta”), irlandes antiguo “nochd”, lituano “naktis”.

Navidad

Del latin “nativitas” gen. “nativitatis”, que proviene del verbo “nascior”-”nacer”, (antiguamente “gnascior”) de raiz indoeuropea *gen- / *gn-, emparentado con la palabra “gens” gen. “gentis” y en griego “gignomai” (vease “gen”). En las demas lenguas romances la palabra proviene en realidad del adjetivo latino “natalis” o “natale”, que probablemente vendria a significar originariamente “(fiesta) concerniente a la natividad” o “navideña”: ej. it. “natale”, catalan “nadal”, frances “noel”.

Ver

Del verbo latino “videre” (perf. “vidi” y part. perf. “visum”, compárese con it. “vedere”, fr. “voir”) y de raiz indoeuropea *weid-. Emparentado con el verbo griego “οἶδα”(“oída”) que significa “saber” (que era originariamente “(F)οἰδα” y habría significado saber por haber presenciado o visto algo: “yo sé porque lo he visto”) y también con “εἴδον” (eídon” – el aorista del verbo griego ὁράω “horáo”-”ver”) y de donde proviene la palabra “εἴδος”(“eídos”-”idea”) luego usado por Platón para describir su mundo de las ideas que se podía percibir a través de una “vision intelectual” (nuestra palabra “idea” moderna podría venir más precisamente del infinitivo de “οἶδα” que es “ἰδέειν”-”idéein”).

En las lenguas germanas está emparentada con el germano *wait “saber” que devino en anglosajón a “witan”, godo “witan”, franco “wita”, aleman antiguo “wizzan” y moderno “wissen”-”saber”, como también en el adjetivo inglés “wise”-”sabio”.

En demás lenguas indoeuropeas están: galés “gwyn”-”blanco”, lituano “visti”-”ver”, búlgaro “vidya”-”ver”, polaco “widziec-”ver”, ruso “videt”-”ver”.

Alemania

Del adjetivo “alemán” y éste del nombre latino “alemanni” que usaban los romanos para denominar un pueblo o confederación germánica que habitaba al este del Rin alto y al norte del lago de Constanza, en la antigua región romana llamada los “agri decumates”. El nombre es seguramente de proveniencia germánica aunque aún queda discutido que podría haber significado originalmente. Una propuesta es que significaba “los hombres en general” (alemán moderno: “Die Männer in Allgemein”), u otra que significaba “todos los hombres (útiles para combatir)” (al. mod. “alle wehrfähige Männer”) o simplemente “hombres adutos” ( de “Mann”-”Hombre” y “alt”-”viejo, adulto”).

La palabra pasaría del latín a varias lenguas romances (esp. “alemán”, fr. “allemand”, port. “alemão”) a denominar a lo pueblos germanos en general, como sucede normalmente al referirse con una parte al todo (compárece con “griego”). De éstas lenguas finalmente se exportaría la palabra a otras no emparentadas como el turco “elman”. En inglés se denominarían los alemanes modernos con otra palabra: “german” que provendría de la palabra latina “germani”, que originariamente también denominaba un pueblo específico pero ya en tiempos romanos se utilizaba para todos los pueblos germanos en general. Los alemanes se denominan a sí mismos sin embargo “Deutsche” que proviene del alemán antiguo “tiudisc” y éste del germano *þeudo que significa “pueblo” (godo “þiuda”, noruego antiguo “þjod”, anglosajón “þeod”), y que se usaba en el medioevo primeramente para referirse a la lengua germana (sea franca, anglosajona o goda), latinizada “teudisca”, o “lengua popular”, en contraposición con la lengua culta de aquel momento que era la latina. Luego pasaría la palabra “tiudisc” a “tiutsch” en alemán medio y a “Deutsch” en moderno para referirse a los”alemanes”. Sin embargo en inglés se usa “dutsch” de misma etimología para denominar los holandeses. La única lengua romance que adoptó esta palabra germana son los italianos con el adjetivo “tedesco”. Sin embargo llaman al país Alemania como los ingleses “Germania” y no “Terra tedesca” o “Tedescaterra”.

Advento

Del latín “adventus” gen. “adventus” (“llegada, arribo”) compuesto por el prefijo “ad-” (“a, hacia”) y el participio del verbo “venire” (“venir” – pronúnciese “ue-ni-re”) de raiz indoeuropea *gwem- “ir, venir” (donde la “g” inicial en latín desaparece) y emparentado con otras lenguas como en lituano “gimti”-”nacer” (tal vez de “llegar al mundo”), sánscrito “gamati”-”él va”, alemán antiguo “kuman” o anglosajón “cuman”-”venir” y alemán moderno “kommen” e inglés moderno “come”. La palabra latina adquiere en el mundo cristiano por los inicios de la edad media el tiempo antes de la “llegada” de Cristo, es decir, Navidad.

Muerte

Del latín “mors” gen. “mortis” (it. “morte”, fr. “mort”) y de raiz indoeuropea *mor- / *mr- Emparentado con el sánscrito “mrtih”-”muerte”, lituano “mirtis”-”hombre mortal”, griego ἄμβροτος “ámbrotos”-”inmortal”, irlandés antiguo “marb”, galés “marw” y en germano *murthran, como en anglosajón “morþ”, godo “maurþr”, de donde deriva en inglés moderno “murder” y en alemán “Mord” (“asesinato”).

Vida

Del latín “vita” y ésta del verbo latino “vivere” (pronúnciese “uíuere”), de raiz indoeuropea “*gwei-” (como en persa antiguo “jivaka”-”vivo” y lituano “gyvata”-”vida”). En las lenguas germanas encuentra *kwiku- de donde proviene en anglosajón “cwic” (“vivo”) que luego derivaría a la palabra inglesa “quick” (“rápido”) y en alemán “Quecksilber” (de la traducción textual de “argentum vivo” que significa “mercurio”) o “keck” (“osado”). En griego se encuentra βίος (“bíos”-”vida”) con la aparición de una “β” inicial que resulta poco clara, aunque suceda también en el irlandés antiguo “béo, biu” y en galés “byw” (“vivo”). Del escocés “uisce beatha” (“agua de vida”) provendría la palabra “whisky”.