Experiencia

Del lat. “expĕrĭentĭa” – “experiencia” y ésta del verbo lat. “expĕrĭor” – “intentar, probar”, compuesto por el prefijo “ex-” – “afuera” (véase “exportar”) y “pĕrĭor” que está emparentado con la palabra lat. “peritus” – “perito, entrenado” o “expĕrīmentum” – “prueba, experimento”. De raíz PIE *per- con la acepción “intentar, probar, arriesgar” como en gr. πειράζω (“peirázo”) – “intentar, poner a prueba una persona, atacar”, en πεῖρα (“péira”) – “intento”, ἔμπειρος (“empéiros”) – “perito” y πειρατής (“peirátes”) – “forajido” de donde proviene la palabra lat. y cast. “pirata”. En prot. germ. se encuentra la palabra *færo – “peligro”, de donde proviene en ingl. “fear” – “miedo”, en al. mod. “Gefahr” – “peligro” y en nórdico antiguo “fár” – “enemistad, traición”. Con un sentido similar se encuentra también en lat. la palabra “pĕrīcŭlum” – “intento, prueba” pero también “peligro” y “riesgo”, de donde obviamente desciende la palabra cast. “peligro” y en it. “pericolo” o en ingl. “peril”.

La raíz PIE *per-, sin embargo, tiene también la acepción de “conducir/pasar a otro lado”, de donde se origina la palabra gr. περάω (“peráo”) – “perforar” y en grado-O la palabra πόρος (“póros”) – “vado” (véase el artículo “exportar”).

Otro significado del PIE *per- y una variante *per(ə)- es el de “vender”, de donde proviene la palabra lat. “pretium” – “precio” y en gr. πέρνημι (“pérnemi”) – “vender”.

Según Vaan y Pokorny, pero no compartido por Watkins y Beekes, “expĕrĭor” está emparentado con la palabra lat. părĭo – “parir, producir”, relacionado con la palabra rĕpĕrĭo – “descrubrir, encontrar” y lo adjudica a una raíz protoitálica *per(e)i-. Watkins lo declara como proveniente de una raíz PIE independiente *perə-.

Fuentes: Vaan pp. 445-447, Beekes II pp. 1162-1164, Pokorny III pp. 810-818, Watkins pp. 65-66, Kluge p. 337.

Juego

Del lat. “iocus” – “chiste, broma, juego de niños” (cf. it. “gioco”, fr. “jeu”, port. “jogo”, cat. “joc” con el mismo significado que en cast. pero también ingl. “joke” – “chiste, broma” y en cast. “jocoso” – “chistoso”), proveniente del protoitálico *jok-o (por ej. en um. “iuka – “palabras”) y finalmente del PIE *yek- “palabra, declaración”. Está relacionada además con el bret. “yezh” – “lengua”, ir. med. “icht” – “gente” y el protogermánico *jeh-a como en al. ant. “jehan” – “declarar” y en al. mod. “beichten” – “confesar”. Ésta última sería un calco lingüístico del lat. “confiteri” – “confesar” (compuesto por “com-” – “junto” y “fateri” – “admitir”).

 
Mientras que “iocus” dío lugar a la palabra “juego” y sus relacionadas en las demás lenguas romances, aquella más frecuentemente utilizada con el mismo significado en latín era en realidad “lūdus”. Sin embargo ésta fue reemplazada por “iocus” en algún momento y en consecuencia no dejó casi huella en el castellano (cf. “lúdico” – “emparentado a juegos” o el juego llamado “ludo” en latinoamérica también conocido como “parchís” en España).

Fuentes: Kluger p. 104, Watkins p. 102, Vaan p. 308.

Viejo

Del lat. vulg. “veclus”, derivado del lat. clásico “vetulus”, diminutivo de “vetus” – “viejo” (compárese con “veteranus” – “viejo”, de donde proviene la palabra “veterano”). De raíz indoeuropea *wet- – “año” con sufijo “-es” (*uet- en Pokorny) está emparentada con el sánscrito “vatsa” – “año” y el gr. ἔτος (arcaico ϝέτος – “uétos”) pronunciado “étos” con el mismo significado. En lit. ant. se encuentra “vetušas” – “viejo” y en lat. “veterinus” – “animal de carga” (probablemente de la nocion de un animal suficientemente adulto para hacer tareas de carga).  Se puede observar también la palabra latina “vitulus” – “ternero, becerro” (literalmente, “que tiene un año”) y en gr. ἔταλον “étalon” – “animal de un año” y en prot. germ. *wethruz que derivaría en ang. saj. “weðer”  y luego en inglés “wether” – “carnero castrado” y en al. mod. “Widder”.

Fuentes: Watkins p. 101, Pokorny III p. 1175

Anciano

Del lat. vulgar “antianus”, derivado de la preposición “ante” -“en frente de, antes” y la terminación “-anus” común en adjetivos. Deriva últimamente de la inflexión locativa *anti – “en frente de”de la  raíz indoeuropea *ant- (Pokorny *ant-s) – “frente”. Se encuentran varias palabras emparentadas en otras lenguas indoeuropeas como en la prep. gr. ἀντί (antí) – “hacia, opuesto a, ante, en vez de”, en ind. ant. el adv. “anti” – “opuesto a si, ante si, cerca” y en las lenguas germanas el prefijo nominal y verbal *anda- “en frente, opuesto a” hallado en got. “andniman” – “aceptar” (en al. moderno “annehmen”) o en ingl. “answer” – “respuesta” (“and-” y “swear” – “jurar”) y al. mod. “Antwort” – “respuesta” (compuesto por “ant-” y “Wort” – “palabra”).

Fuentes: Watkins p. 4, Pokorny I p. 48-50

Senectud

Del lat. senectus (gen. senectutis), derivado de “senex” – “hombre mayor”, de donde también proviene la palabra “senatus” – “consejo de ancianos” que luego llegaría a las lenguas romances como “senado”. Todas éstas provienen de la raíz indoeuropea *sen- (Pokorny *sen(o)). Se encuentra también en gr. ant. ἕνος – hénos – “viejo, de años atrás”, en ind. ant. “sána”, en avestán “hana”, en frc. “Sinigius”, gal. “Seneca”, entre otras.

Fuentes: Watkins p. 75, Pokorny II p. 907

Traición

Del lat. vulg. “traditionem” (nom. “traditio”) – “entrega, rendición”, comparte el mismo origen con la palabra “tradición”, ambas provenientes del verbo “tradere” – “entregar”, compuesto por el prefijo “trans-” – “más alla, de un lado a otro” y “dare” – “dar”. El el primer componente deriva de la raíz indoeuropea *tr- “a través”, de donde se originan en otras lenguas europeas las palabras *thurkh en pr. germ. occidental (cf. ingl “through”, al. mod. “durch”, hol. “door”, con el mismo significado) y en sáns. “tirah” – “más alla”, entre otras.
El segundo componente proviene de la raíz indoeuropea *do- “dar”. Compárese con el sáns. “dadati” – “(él) da”, el esl. ant. “dati” – “da”, el gr. δίδωμι “dídomi” – “(yo) doy” y en ir. ant. “dan” – “regalo”.

Sintaxis

Del gr. σύνταξις – “sýntaxis” – “organización” (especialmente de soldados), compuesto por el prefijo συν – “syn-” – “con” y el verbo τάσσω – “tásso” (en otros dialectos “tátto” – originariamente *tagto) – “poner en orden”, de raíz indoeuropea *tag- – “ordenar”. De la misma familia provienen palabras como “táctica”.