Deseo

Del lat. “desiderium” – “deseo” y ésta del verbo “desiderare” – “desear” (cf. it. “desiderare”, ing. “desire”, fr. “désirer”, cat. “desitjar”, port. “desejar”), compuesto por el prefijo “de-” y la palabra “sidus, sideris” – “estrella, constelación”. El verbo latino probablemente proviene de la expresión “de sidere” – “de las estrellas”, con el significado “esperar a lo que las estrellas nos traiga”. La raíz indoeuropea es *sweid- “brillar”, como en lit. “svidus” – “brillante”.

Secular

Del lat. tardío “sæcularis” – “terrenal, secular”, que también significaba en latín clásico “de una época”, proveniente de sæculum – “época, extensión de tiempo, generación” (de donde proviene la palabra castellana “siglo”). Probablemente emparentado con el verbo “sero” – “sembrar” de raíz indoeuropea *se(i)- “sembrar”, de donde derivan también en proto germano *sæjanan – “sembrar” (cf. ingl. “sow”, al. mod. “säen”, hol. “zaaien” con el mismo significado) o en gót. “mana-seþs” – “humanidad” (literalmente, “las semillas de los hombres”). También se encuentran en esl. ant. “sejo” y en lit. “seju” con el mismo significado de “sembrar”.

Café

Del it. “caffè” y ésta del turco “kahveh”, préstamo del árabe قَهْوَة “qahwah”. Posiblemente provenga la palabra del topónimo Kaffa, una región en Etiopía, de donde se supone que se origina la planta. Mercaderes yemenitas fueron los primeros distribuidores de ésta a través de todo el medio oriente, llegando con la expansión del imperio otomano hasta Europa, mucho antes de los sitios de Viena — según cuenta la leyenda el café fue descubierto tras la victoria sobre las tropas otomanas en esta ciudad que dejaron todos sus utensilios, incluido el café.

Gracia

Del lat. “gratia” – “favor, simpatía, estima” (cf. fr. “grâce”, ing. “grace”, it. “grazia”, cat. “gràcia”), proveniente de “gratus” – “querido, agradable” y de raíz indoeuropea *gwer- “elogiar, dar la bienvenida”, emparentado con el sánscrito “grnati” – “elogia, anuncia”, el lituano “giriu” – “elogiar, celebrar” y avéstico “gar-” – “elogiar”.

Almogávar

Del ar. “mugawwir” مُغَوِّر –más el artículo determinado “‘al-” أل– y participio activo del verbo “gawwara” غَوَّرَ en segúnda forma con connotación intensiva y causativa del verbo “gâra” غَارَ (antíguamente gaur”) y que significa entre otras cosas “incursionar, asaltar, invadir (un territorio enemigo)”. Por lo tanto “mugawwir” significaría “el invasor, el que lleva a cabo una incursión o asalto”. Las raíces son Gh-Waw-Ra – غ و ر.

Bizarro

Del italiano “bizzarro” que originariamente significaba “iracundo, fogoso” y ésta posiblemente de “bizza” – “ira, cólera” (cf. “fare le bizze” – “hacer capricho”). Esta última es sin embargo de origen incierto aunque algunos lingüistas, como G. Gherardini,  proponen que venga del al. ant. “bizzan” – “morder”, de donde derivan en al. mod. “beißen” o en ingl. “bite”. Aunque puedan encontrarse ciertos vocablos emparentados en los dialectos septentrionales italianos, como “besius” – “mordaz” en  el milanés, la discusión sobre su origen queda incierta.

La palabra “bizarro” pasaría al castellano con el significado “valiente, gallardo” y al francés “bizarre” como “insólito, extraño, fuera de lo común”. De esta lengua migra a otras europeas como en inglés “bizarre” con el mismo significado. La palabra vuelve eventualmente al italiano reemplazando su sentido original por aquel francés de “extravagante”. En castellano sin embargo se mantiene aún su significado como “valiente”. La RAE y el diccionario panhispánico de dudas desaconsejan su uso con el significado de “raro, extraño”.

Alcalde

Del ar. clásico قاضٍ “qâḍi” – “juez”, manteniendo el árticulo determinado أل “al-” como sucede en otras palabras de orígen árabe. En esa lengua significa hoy en día el juez que aplica la “sharia” (Cadí).  De raíz “q-ḍ-y” está por lo tanto emparentada con el verbo قَضَى “qaḍâ” – “terminar, completar” pero también “decretar, determinar, decidir” y “juzgar, actuar como juez, decidir jurídicamente”.

Adulto

Del lat. “adultus”, ppp. del verbo “adolescere” – “crecer, madurar” (de donde también deriva la palabra “adolescente”), que proviene del prefijo “ad” – “a” y “alescere” – “estar nutrido”, versión incoativa de “alere” – “nutrirse”. La raíz indeuropea originaria es *al- (véase “alumno“).

Obra

Del lat. “opera”, pl. neutral de “opus” gen. “operis” – “trabajo, labor” (compárese con el it. “opera”, fr. “oeuvre”) y éste del PIE *op- “trabajar, producir”. Se encuentran en otras lenguas indoeuropeas las siguientes palabras emparentadas: en sánscrito “apas-” – “trabajo, acto religioso”; en al. ant. “uoben” – “practicar”, de la cual deriva la palabra en al. mod “üben” con el mismo significado; en hol. “oefenen” – “practicar” y ang.saj. “æfnan” – “trabajar, hacer”.

Águila

Del lat. “aquila”, “águila (negra)” (it. “aquila”, fr. “aigle”, ing. “eagle”). Probablemente deriva del adjetivo “aquilus” – “oscuro” (vea agua), o de “aquilô”, el nombre y personaje del “viento del norte” llamado en griego Βορέας (Boréas).